Rayos ultravioleta A, enemigos silenciosos tras el sol del invierno